18 de septiembre de 2017

Septiembre

Es Septiembre y no lo parece sin tí.
Podría inventar mil razones para culparte, 
pero se muy bien que fui yo quien se fue sin decir adiós.

Es Septiembre y nuestra ciudad está llena de cerezos
Nuestras calles siguen con olor a cerveza y besos no dados
Las nubes son más blancas en medio del infinito azul
El viento sigue soplando versos en forma de serendipias

Es Septiembre, como cuando ibas a mi casa y me obligabas a salir a divagar,
a filosofar con alcohol en la sangre y las pupilas dilatadas de tanto citar a Platón
Como cuando me mirabas como nadie mientras yo te hablaba de mis desastres y mis ganas de arañar el mundo y no me importaba si me escuchabas o no, porque estabas ahí, y eso era suficiente.

Es Septiembre, aunque pasen los años
Es Septiembre y digo que te echo de menos
Es Septiembre y reconozco que me encantaría que tocaras a mi puerta
Que me cogieras por la cintura mientras me dices a lo oído que sabes todo sobre mis malas decisiones y que no te importa, que tú no me vas a juzgar, que solo quieres sentarte en el pasto conmigo con una cerveza en la mano, 
Como cuando era Septiembre.