27 de julio de 2017

Sinuosa

Me siento tan etérea
Tan cansada como una nuez
Me siento tan vetusta
Tan humana, tan extinta.

Mi alma y su tenue luz
El aura y la lluvia de mi ciudad
Las manos de mi madre
Las letras de mi despertar.

El largo camino a casa
La pérdida, la búsqueda, la decepción
Mi fe, mis rodillas gastadas
El silencio en mis oídos
Los suspiros en mi interior.

Mi cama vacía, fría, azul
Mis letras como una bicicleta oxidada
La eterna despersonalización
El eterno anhelo de cosas imposibles.

Las teclas empolvadas de un piano
Las cuerdas vírgenes de una guitarra furcia
Los poemas e historia que nunca fueron
Mis ojos llenos de estrellas
Ciegos ojos llenos de inocencia
Nunca brillaron tan nubosos.